Happy Belly Restaurant

My Belly is not Happy!, Asi dijo Chrissi luego que salimos del Restaurante Happy Bellys en Isabela. Decidimos hacer un Gastro Trip hacia el lado Oeste de la isla. De camino por Isabela ya eran las 7 de la noche y las chicas me piden un restaurante que estuviera al lado del mar. Me pongo a pensar, un lunes, de noche,  Jobos, había oído que Happy Belly lo habían vuelto a abrir en otro local y decidí ir allá.

Llegamos y había un grupo de doce en una mesa y nosotros nos sentamos al lado de la baranda que da hacia el mar. hacia mucho viento pero col para empezar a darnos unas cervecitas. el muchacho que estaba atendiendo al grupo termina de tomarle la orden empieza a caminar como para irse y lo llamo para que por lo menos supiera que estamos allí ya que ni caso nos hacia. le pido dos cervezas y un trago y se tardo alrededor de 15 minutos en traerlas.

De ahí en adelante cada vez que yo necesitaba que nos atendiera tenia que ir a la barra a buscarlo ya que estaba muy entretenido viendo la televisión y decirle que por favor pasara por la mesa. Le pedimos el menú y no habían varias de las cosas, bueno por experiencia y como pintan las cosas le digo a las muchachas que pidan algo bien simple para irnos a la segura. Se pidió unas fajitas de pollo, un hamburguer con queso suizo y setas, para mi pedí un sándwich de churrasco.

El sitio parece como si estuviera en construcción todavía. Trataba solo de enfocarme en pasar un buen rato con la buena compañía y el sonido del mar. Tuve que ir a buscar a nuestro mesero varias veces a la barra, parece que la película estaba buena. Ya han pasado dos horas y el grupo empieza a molestarse y se levantan para irse. En realidad yo también estaba a punto de hacerlo ya que hasta ese momento, todo era un desastre. Cuando veo que empiezan a discutir en la barra porque el grupo se iba y habían pedido pescados y mofongos rellenos, según los cocineros, que salieron como siete de la cocina con los ojos como pescados quitándose los delantares e invitando a pelear a los clientes que eran de Carolina. Esto no pintaba nada bien y a la verdad yo también me quería ir, pero me dijeron: no si ya lo de ustedes esta. Yo dije bueno esto si ya es un desastre quiero ver las cenizas para soplar las. Le di 10 minutos para que me trajeran la comida o me iba.

Llegarón las fajitas de Molly que de verdad era para levantarse e irse. En el plato de hierro para que se supone que vinieran con un sonido Sizziling de caliente, lo que se seguía escuchando era el mar y el plato mas frío no podía estar. un plato con unas tortillas y uno con una mezcla de lechuga iceberg con pedazos de tomate y queso rayado por encima. Un Hamburguer con el queso suizo derretido y setas de lata bien colocadas y tiesas en su cama de imitación de suizo pasma. Mi sándwich de churrasco con tiras de churrasco duro y gomoso, que se te iba en cada bocado y a mitad de sándwich te encontrabas que solo tenias el pan, la lechuga y el tomate, pensando todavía porque rayos tuve que parar aquí. Pedí el ketchup y cuando me traen aquella botella que se veía viejísima, que la abro y la tapa tenia hasta moho, se me quiera caer la quijada.

Fue un experiencia malísima y no le veo futuro a happy belly si siguen haciendo a tantas barrigas descontentas. Tener un restaurante no es un juego, ni es algo para tapar negocios. Es una responsabilidad con la salud publica de ofrecer alimentación sana, tratada higiénicamente. Si vas a montar un restaurante así y no cuentas con la experiencia profesional. Mejor ofrece Hot dogs y hamburgués sencillos o hasta picadera que solo hay que freírla. No intentes ofrecer algo que no llena ni los estándares culinarios para que así no crees falsas expectativas. Manten un menú simple, fácil de hacer y ten en cuenta de quien atiende a tu publico, ya que son la imagen de tu negocio.

2 Comments

on “Happy Belly Restaurant
2 Comments on “Happy Belly Restaurant
  1. This was by far the most disconcerting, disappointing restaurant experience I have ever had. There was only one group other than us at the restaurant and at least 8 employees hiding out in the kitchen. I have no idea what they could have been doing for 3 hours as we waited for our subpar food, but clearly cooking, cleaning and keeping customers happy was of no concern to them. The ownership and management of this establishment should be reprimanded as they are putting public safety at risk. There is really not one positive thing to be said of this restaurant. Customer beware!

  2. Thanks for sharing your experience with us. I lived in Aguadilla many years and always wanted to go there but never got the chance. Thank God ! Now I live in the East and will definitely never go.

Comments are closed.